La transformación del fan

 

La relación entre los músicos y sus admiradores ha cambiado de manera vertiginosa en estas últimas décadas y el internet, la tecnología y las redes sociales han sido clave para este cambio. El acceso a la comunicación instantánea a través de likes, comentarios, calificaciones y salidas de un grupo ha logrado acortar de manera notable la distancia entre los ídolos y sus seguidores y cada vez más es posible reconocer lo que se espera de unos y de otros. 

 

No hace tanto nos suscribíamos a las mailing lists especializadas para recibir contenidos sobre música; tampoco hace tanto que usábamos MTV para enterarnos de lo que estaba sonando y los videoclips parecían ser casi la única forma masiva de presentar las nuevas propuestas musicales. Después Youtube se convirtió en la radio y logró que tuviéramos acceso a una gran cantidad de música; por primera vez discos completos y canciones estaban a disposición de cualquiera que quisiera escucharlos por esta red y los cds y acetatos que ya tenían problemas siguieron perdiendo vigencia. La transformación siguió adelante: con los móviles inteligentes cambió nuestra manera de comunicarnos y el acceso a la música se nos facilitó aún más. Ahora podemos oír lo que nos guste en cualquier momento y en cualquier lugar en donde estemos. Este fenómeno no sólo benefició a quienes consumimos música también logró que la música de más músicos se diera a conocer sin la necesidad de intermediarios ni firmas discográficas y que además pudiera ser escuchada por más personas en diferentes partes del mundo. 

 

La democratización de la comunicación a través del internet está logrando que podamos enriquecer nuestro acervo y cultura musical y por esto han crecido los consumidores con gustos más refinados. Los fans de la música en nuestro tiempo tenemos acceso a una gran diversidad de propuestas musicales a través de videos, audios, videoclips, downloads, streamings y más y como resultado nos hemos vuelto mucho más exigentes y seguro, mucho más infieles. Si, hoy cambiamos de grupos preferidos a cada rato. Lejos quedaron aquellos años cincuenta donde el fenómeno fan comenzó a tomar fuerza por las demostraciones de devoción desenfrenada de los fieles seguidores hacia sus ídolos. 

 

Las redes sociales hicieron aún más profunda la brecha entre los fans de antaño y los de ahora. En éstas la interacción es instantánea y podemos dar nuestra opinión, entrar a un debate o simplemente salir de cualquier foro para no regresar jamás, en síntesis: tomar postura cuando comunicamos nuestros gustos y preferencias. Si, también ahora es cuando podemos decir o hacer cualquier cosa que deseemos, en el momento en el que se nos ocurra y comunicarlo al mundo si así lo queremos. En esta era de la conexión, los fans tenemos más posibilidades de comunicarnos entre nosotros y con nuestros grupos o músicos preferidos.

 

Los músicos por su lado están siendo más participativos y con menos temor a comunicarse con nosotros, sus fans y están generando más valor y fidelidad a través de conectarse con la gente y ser sólo ellos mismos. El futuro del mundo está basado en la interconexión porque las conexiones están transformándolo todo incluso a los fans. Habemos gente para todo y con diferentes gustos que estamos buscando opciones de gente que ha encontrado una forma auténtica de expresarse; nos gusta la gente con un problema que ha encontrado la forma de solucionarlo y que otros si queremos podemos beneficiarnos de lo que ha hecho. No serán los fans traídos por la comunicación masiva la que seguirá a los músicos del futuro, por el contrario serán los que están en búsqueda de lo mismo y eso que buscan es lo que logra vincularlos. Conectarse con los fans que tienen un modo parecido de ver la vida, que tienen una opinión valiosa sobre un tema. Son fans que han leído, han oído y por sus conocimientos y área de expertizaje pueden llegar a ser agentes de cambio en la trayectoria de una banda o músico. 

 

La cultura de la generosidad

 

Seth Godin, un reconocido mercadólogo estadounidense ha deja claro en sus Lecciones de Música que en la era del internet todo mundo tiene acceso a presentar su propuesta: “Si quieres oír música, óyela; si quieres aprender música, aprende; si quieres cantar, canta, pero en cuenta que los seguidores están buscando opciones frescas, a los que encuentren una manera propia de expresión, a los que piensan y viven de forma similar”. Los músicos que quieren conectar con la gente con éxito son los que presenten su forma personal de ver la vida y la compartan, los que acepten que sean conocidos por las redes sociales o los medios de difusión directa y no masiva éstos serán los músicos que logren superar la invisibilidad musical. Godin no se equivoca cuando dice que en esta época todos tenemos las mismas herramientas de producción, que todos tenemos la misma conexión a internet y que es un momento decisivo para que los músicos enfrenten sus limitaciones y sean generosos. 

 

La cercanía es lo de hoy

 

Esto lo saben bien algunos músicos que están aprovechando las ventajas de la era digital y de aceptar que la música es una oportunidad para conectar gente. Ya es posible que conozcamos detalles de lo que inspira a algunos músicos para componer o crear una pieza; podemos meternos en su vida diaria, incluso podemos comunicarles qué nos parece su actuación durante un concierto en tiempo real y aportarles ideas y creatividad en algunos de sus proyectos. María Schneider, compositora y directora de una orquesta de jazz comparte en ArtistShare como otros artistas detalles de su proceso creativo y están accesibles las partituras de algunas de sus piezas más exitosas. Un grupo de seguidores de Radiohead grabó imágenes desde varios ángulos de la presentación de The National Anthem durante un concierto en Praga; la banda contribuyó a la iniciativa con la música para el audio. El video final está disponible como descarga gratuita. Otros músicos han usado el crowdfounding para financiar alguno de sus discos y con las aportaciones de sus seguidores se ayudan para la producción. A cambio los fans reciben una copia firmada del disco. Algunas bandas no están pensando en la producción de un disco completo, prefieren enfocarse en dar a conocer rola por rola subiéndolas a Spotify, Itunes o a Sound Cloud esperando los comentarios de sus fans y que sean ellos los que compartan su trabajo. Y si, la rola se ha convertido en la nueva unidad de venta.

 

Los canales de comunicación en línea siguen creciendo, algunos nacen otros se unen para adaptarse al cambio o para generar nuevas formas de intercambio y conexión. Twitter y Billboard están generando una lista musical que posiciona a los artistas y sus canciones en tiempo real. Esto se mide por el número de veces que una canción ha sido compartida entre los seguidores.

 

Las aplicaciones móviles están surgiendo rápidamente. Bjork exploró los vínculos entre la naturaleza, la música y la tecnología en su primer App Álbum. Biophilia es un proyecto multimedia lanzado junto con 10 aplicaciones, una para cada canción. Después del lanzamiento presentó una serie de talleres educativos en cuatro continentes. Otras aplicaciones que se han vuelto populares ofrecen posibilidades para reorganizar las pistas que están tocando las bandas en directo, para ver en streaming lo que está pasando en la cabina de audio o ver en el teléfono celular las imágenes que se están proyectando en tiempo real y cuentan con chats para que los que estén usando la aplicación tengan interacción

 

Todas las barreras que antes nos separaban de nuestros ídolos están cayendo y podrán derrumbarse totalmente a través de la experimentación con las obras multidimensionales que tienen el sonido y la música como columna vertebral pero sin límites. Desde la combinación con el arte, el diseño gráfico y digital, el cine, la ciencia, la filosofía o la moda surgirán las propuestas innovadoras y tendrán más seguidores; las que provoquen experiencias, que fomenten la interactividad y las conexiones de diferente índole e intensidad donde los que amamos la música y seamos followers potenciales podamos participar más activamente en lugar de sólo escuchar pasivamente. 

 

Please reload

1/3
Entradas destacadas

Sobre el silencio de Carol y del Renacido